,  


13/1/12

La imaginería no procesional de Chiclana

A pesar de las pocas Hermandades y Cofradías que existen en nuestra localidad, la imaginería de éstas se pude considerar bastante buena en líneas generales. Pero existe otra imaginería que, a veces, pasa desapercibida en altares, retablos y sacristías de los templos de Chiclana. En este artículo, veremos algunas de esas imágenes, que vemos muy a menudo pero que pocos se paran a contemplar.
Texto: Francisco José Morales Aleu
Imágenes: Francisco José Morales Aleu, Elena González

 
Virgen del Rosario (Iglesia Mayor)
La primera de estas imágenes es la Virgen del Rosario que existe en la Iglesia de San Juan Bautista, imagen titular de la extinta Cofradía del Rosario. Actualmente existe una Asociación Parroquial en torno a esta Sagrada imagen, que pretende afrontar la restauración de la imagen y, en un futuro, incluso llegar a procesionar.
 
Virgen de Guía (Capilla del Santo Cristo)
Otra imagen, que en su día poseía una Cofradía en torno a ella, es la Virgen de Guía que se encuentra en la Capilla del Santo Cristo. Al contrario que con la Virgen del Rosario, actualmente no existe ningún grupo parroquial o similar rindiendo culto a esta imagen.
 
Cristo Crucificado (Convento de las Hermanas de la Cruz)
Otra de las tallas no procesionales que tenemos en Chiclana es la del Crucificado de la Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz, obra de D. Miguel Lainez Capote. Esta imagen llegó a procesionar en la Semana Santa de Cádiz. Concretamente lo hacía en la Madrugada del Jueves Santo con la Hermandad del Perdón, hasta que fue sustituida por la actual imagen, obra de D. Luís Ortega Bru.
 
Divino Indiano (Iglesia Conventual de Jesús Nazareno)
Esta pequeña talla data de la época colonial y está realizada en pasta de madera de yute. Aunque procesionó en la Procesión Magna que se organizó en el 2003, no es una imagen que se haya concebido para tal fin, ya que éste era presidir el retablo de la Iglesia Conventual de las RR. MM. Agustinas Recoletas. Si miramos, desde el exterior de dicha iglesia, su fachada principal, podemos observar como se intenta llevar una aproximación del retablo del interior hacia el exterior apreciándose como la espadaña del pórtico de entrada se encuentra rematada con una réplica de la talla del Divino Indiano, hecho que confirma la importancia de esta pequeña talla y que rubrica la presidencia de ésta en el altar mayor.
 
Santa Ana y la Virgen niña (Ermita de Santa Ana)
Este grupo escultórico está tallado en madera de cedro encarnada, policromada y estofada, con ojos de cristal. Representa a Santa Ana sedente enseñando a leer a la Virgen Niña. Contiene una inscripción con la firma de Giscardi, así como la datación de Diego de La Rosa, quien las estofó. La composición de ropas pesadas y pliegues angulosos recuerdan los de la Inmaculada de la Catedral Vieja, así como el modelado de la Virgen Niña y la característica manera de tallar el pelo. Como puede apreciarse, se trata de un tema iconográfico muy asimilado por la escuela sevillana de los ss. XVII y XVIII.
Si conoces alguna imagen que crees que debería estar incluida en este artículo, puede comunicarse con nosotros haciendo clic aquí.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada